Inicio > Certificación > Certificación: El patrón Oro de las TI/SI

Certificación: El patrón Oro de las TI/SI

El debate sobre la importancia de la certificación en el desarrollo de proyectos admite varias dimensiones de reflexión. La certificación incide sobre el profesional, sobre la calidad del proyecto y, por extensión, sobre la empresa, su rentabilidad, su posición en el mercado y su prestigio.
En relación al binomio certificación – carrera profesional, es interesante el contenido del artículo “10 reasons IT certification will be important in 2009”*, publicado en Tech Republic y en el que se detallan los diez motivos que avalan los beneficios de ser un profesional certificado. Algunos de esos motivos son que la certificación otorga mayores posibilidades de conservar el puesto de trabajo (en un contexto de crisis económica, las empresas prefieren conservar en sus filas a profesionales que dispongan de certificación) y la mayor proyección profesional de estos especialistas (las certificaciones franquean el acceso a promociones laborales y favorecen el desarrollo de un próspero plan de carrera). La certificación, sostiene el artículo, se erige también, cada vez más, en barrera de entrada y requisito imprescindible para ser contratado. Las organizaciones se vuelven cada vez más selectivas y las empresas exigen a sus candidatos certificaciones que, a su vez, el mercado les exige a ellas.
Así las cosas, la certificación parece estar convirtiéndose, si no lo es ya, en la auténtica y universal moneda de cambio para profesionales y empresas que quieran invertir en el éxito de su carrera y/o de su negocio. Del mismo modo que en épocas de crisis como esta, el patrón oro cobra fuerza en tanto que inalterable, sólida y universal garantía de riqueza, en un entorno globalizado, la certificación es el patrón oro que garantiza la competitividad en el mercado. Su valor no admite discusión y, como podría decir el refrán, donde fueres… hazte con la certificación que vieres.
Desde el punto de vista de las organizaciones, la globalización, el entorno dinámico y la crisis mundial han rediseñado el tablero de juego. Los clientes reducen sus presupuestos para TI/SI y negocian contratos a la baja, con el fin de obtener el máximo beneficio en sus inversiones. Para ello requieren garantías, patrones sólidos, “lingotes” de expertise que avalen la solvencia y el desempeño de sus proveedores, tal y como indica DelGrosso en el artículo publicado en CIO, “¿Es importante la certificación en la administración de proyectos?. El impacto de estos requerimientos en las empresas que ofrecen servicios de TI/SI se traduce en un mayor enfoque hacia la industrialización y la competitividad, es decir, procurarán que todos sus activos trabajen con las herramientas, metodologías y, en definitiva, con ellenguaje común, que aquí y ahora se traduce en forma de certificaciones cada vez más importantes, con visos de imprescindibles.
No profundizaré en la perspectiva de la gestión de proyectos, ya que las reflexiones anteriores se pueden aplicar a cualquier ámbito de las TI y a cualquier tipo de certificación (PMP, ITIL, Prince, etc.).
Como conclusión, una observación que es tal vez una obviedad: la certificación no garantiza el éxito de un proyecto (igual que no podía garantizarlo la eficacia de un gestor de proyectos, como veíamos en un debate anterior), pero sí que contribuye a que la empresa y los profesionales participen de un lenguaje común, estándar y avalado por empresas de reconocido prestigio en el sector, un lenguaje que es ya parte inseparable del escenario global del mercado. No obstante, la nota negativa según mi experiencia es que la discriminación que se está produciendo hacia los “no certificados” es cada vez mayor, y se hace dolorosamente evidente que para estar en el mercado de trabajo, igual que las empresas, uno mismo debe “industrializarse” para sobrevivir en el mercado, o de lo contrario corres el riesgo de desaparecer. Seguro que todos somos conscientes de las implicaciones, inversiones y renuncias que comporta querer adaptarse a este entorno y participar del via crucis formativo para conseguirlo, pero ese tema ya pertenece (y justificaría sobradamente) otro debate.
* Fuentes:
http://blogs.techrepublic.com.com/10things/?p=469

http://www.cio.com.mx/Articulo.aspx?id=7967

Anuncios
  1. Antonio Tello
    19 octubre, 2010 en 9:02 pm

    Supongo que la certificación funciona a modo de aval para el actor en permanente actualización. Muy interesante la reflexión.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: